Superar los Retos Institucionales es la Clave para un Crecimiento Económico Sostenido en Nicaragua

En el contexto de una crisis financiera internacional, las economías locales han tomado medidas correctivas para aminorar el efecto negativo en el crecimiento económico y desarrollo de los países. El crecimiento económico en Nicaragua durante los últimos diez años ha sido insuficiente, reportando tasas de crecimiento entre el 0.8 por ciento y el 5.3 por ciento, con una tasa promedio de 3%i. Por tanto, Nicaragua enfrenta un reto aún mayor que consiste en alcanzar niveles de crecimiento superiores y sostenerlos a través del tiempo para atender a la amplia gama de necesidades del país en aspectos de desarrollo económico y social. Sólo un crecimiento económico más dinámico y sostenido permitirá superar estos desafíos y brindar un giro positivo en la próxima década.

El auge de la competitividad como tema internacional ha obligado gobiernos a incorporar medidas para mejorar el llamado “clima de negocios” en el diseño de las políticas nacionales de desarrollo socioeconómico. Por esa razón, las estrategias de crecimiento de la región están evolucionando hacia un compromiso más equilibrado de reformas tanto a nivel macro como en el microeconómico, otorgando mayor atención al conjunto de elementos que conforman el llamado “clima de negocios”. Uno de los elementos esenciales para consolidar un clima de negocios positivo es la mejora en la calidad de las instituciones, fortaleciendo el estado de derecho y la igualdad ante la ley.ii

Un favorable clima de negocios contribuye al crecimiento económico en dos niveles. En primer lugar, crea percepciones favorables y disminuye la incertidumbre de potenciales inversionistas. En segundo lugar, facilita mayor eficiencia y aumentos en la productividad. Esto permite la reinversión de ganancias, al mismo tiempo que hace creíbles las promesas del clima de negocios para futuros inversionistas. Los países esperan crear oportunidades e incentivos para que el sector privado ‐incluyendo pequeñas, medianas y grandes empresas‐ pueda invertir, operar, expandirse, ser más competitivo en sus ventas y exportaciones y de esa manera, crear más empleos e ingresos.

Efectos de la Crisis Institucional en el Clima de Inversión de Nicaragua

El Índice de Competitividad Global desarrollado por el Foro Económico Mundial es basado en 12 pilares que permiten comparar diferentes dimensiones de la competitividad en la mayoría de los países del mundo. Para las diferentes etapas de desarrollo, las instituciones son de los factores más determinantes para el clima de inversión.

El Índice de Competitividad Global (ICG) ubica a Nicaragua entre los países menos competitivos de América Latina. El país se ubica en la posición 115 del ranking de 133 países, superando únicamente a Paraguay y Bolivia.

En la dimensión institucional, el país presenta retos en prácticamente todos los indicadores: Protección a los derechos de propiedad (posición 122) y protección a los derechos de propiedad intelectual (posición 104); el desvío de fondos públicos (posición 108), la poca confianza en los políticos (118), la poca independencia del poder judicial (124) y; la ineficiencia del marco legal (121). La corrupción representa un reto importante para el país y existen grandes riesgos de captura del estado, la llamada “gran corrupción” en mejorar la transparencia en la definición de políticas (posición 112). Igualmente, Nicaragua puntea bajo en la calidad del gasto público (97) y el favoritismo por parte de funcionarios públicos en el otorgamiento de contratos a empresas (118).

Estas debilidades representan riesgos para el inversionista. Inciden en dos niveles en el clima de negocios, en la incertidumbre debido a reglas del juego poco transparentes, y en los resultados concretos de la actividad económica. Ambos niveles afectan las decisiones de inversión y la planificación de la producción. El rol de las instituciones transciende al marco regulatorio (legal). Las actitudes del estado hacia la libertad de los mercados determinan con qué eficiencia éstos pueden operar. La burocracia excesiva, sobre‐regulación, corrupción, falta de transparencia y confiabilidad, y la dependencia política del sistema judicial imponen costos económicos significativos y afectan el proceso de desarrollo económico. A manera de ejemplo, la inseguridad jurídica al hacer negocios con el estado podría implicar que empresas que operan con bajos márgenes de ganancia se abstendrían de participar en licitaciones públicas, dejando el estado expuesto a los altos costos de competidores con conexiones personales o que recurren a prácticas informales. La burocracia excesiva y la sobre‐regulación no solo imponen costos administrativos, tanto para las empresas, como para el estado, sino también causan comportamientos evasivos que pueden resultar en mayor informalidad. La vinculación del sistema judicial a intereses políticos a su vez crea incertidumbre sobre la imparcialidad en la aplicación de la ley.

En Nicaragua, la crisis institucional ha magnificado los efectos adversos de la crisis internacional, afectando la inversión extranjera y doméstica. En el 2008, Nicaragua recibió inversión extranjera directa por el monto de US$626 millones, mientras que Honduras sumaba US$875 millones, Costa Rica US$2,010 millones y El Salvador US$719 millones. Nicaragua fue el país Centroamericano con menor IED.iii Sin embargo, este fue considerado el mejor año para Nicaragua en las últimas décadas, explicado en gran parte por los resultados del DR‐CAFTA e inversiones de Venezuela en energía, pero el promedio del 2005‐2007 era de alrededor de US$ 303 millones, y del 2002‐2004 de US$ 218 millones.

En lo que refiere a la tasa de crecimiento de la inversión privada en Nicaragua, se experimentó un decrecimiento en ‐17 por ciento en el 2009 comparado a un crecimiento real de 12.5 por ciento en el 2008. Esto se debe en parte a la crisis internacional, pero también a factores internos tales como el entorno político y la transparencia, según encuestas que realiza FUNIDES a empresarios. Adicionalmente, FUNIDES estima que la tasa de crecimiento en inversión privada podría ser entre 0 y ‐5 por ciento en el 2010 y 2011 si se prolonga el clima de negocios actual.iv Por tanto, con la crisis internacional y factores de índole interno, Nicaragua se encuentra ante grandes desafíos si pretende recuperar una senda de crecimiento sostenido y vigoroso. Entender el papel que puede jugar el clima de inversión a nuestras perspectivas de crecimiento es fundamental.

Resultados de la Encuesta de Confianza e Intención de las Empresas (FUNIDES)

La última encuesta empresarial de FUNIDES (Septiembre 2009), diseñada para medir la confianza e intención de las empresas, muestra que 80 por ciento de los encuestados considera que el clima de inversión en del país es desfavorable, lo cual se ve reflejado en las cifras de inversión privada. El porcentaje de empresas que lo considera favorable es nulo y el 20.3 por ciento opina que se ha mantenido igual. Por tanto, esta percepción afecta directamente las intenciones de reinversión, contratación e incremento de producción de las empresas privadas en Nicaragua.v

institucionalidad-2010

En lo que respecta a los factores que inciden negativamente en la actividad económica de las empresas, es evidente una preocupación por los temas institucionales en el 2009, en comparación con los resultados de las encuestas del 2008.  En el 2008, entre los principales factores negativos se destacaron el precio de la energía (100%), la inflación (99%), y el costo de materia prima (88%), mientras que en el 2009 se identificaron la corrupción (100%), el entorno político (96%) y el costo del crédito (94%) como las principales problemáticas que inciden en la eficiencia empresarial.

institucionalidad2-2010

Alrededor del 81.0 por ciento de las empresas indica que mantendrá el mismo nivel de empleo en los próximos 6 meses, 15.4 indica que reducirá personal y apenas un 3.6 por ciento indica que aumentará el empleo. Esto confirma el deterioro en la situación del empleo que se viene observando desde septiembre de 2008. Lo más preocupante es que la diferencia entre el porcentaje de empresas que indican que contrataran más personal y el porcentaje de empresas que indican que reducirán personal es negativa.

institucionalidad3-2010

Adicionalmente, un 15.6 por ciento de las empresas indica que continuará invirtiendo, 83.8 por ciento indica que no invertirá y un 0.6 por ciento indica que reducirá la capacidad de producción de su empresa, es decir que tendrán una inversión negativa.

institucionalidad4-2010

El grado de confianza por parte de las empresas en el sistema judicial continúa siendo casi nulo. Casi el 100 por ciento de las empresas considera que el sistema judicial no es confiable (93 por ciento en septiembre de 2008).

institucionalidad6-2010

El conjunto de factores específicos que configuran las oportunidades e incentivos de las empresas para realizar inversiones productivas, crear empleo y ampliar sus operaciones son los que definen el clima de inversión. FUNIDES realiza su encuesta de confianza del empresario precisamente con el fin de medir el clima de inversión identificando la percepción del entorno, los planes de futuro con respecto al empleo, la ampliación de capacidades y los problemas más importantes que afectan el desempeño de las empresas a lo largo del tiempo. Con estos indicadores y su divulgación, se pretende incidir en mejorar el clima de inversión para estimular el crecimiento y reducir la pobreza, ilustrando a los líderes políticos, empresariales, instituciones del Estado y la sociedad en general para que se encaminen esfuerzos hacia la superación de los obstáculos que afectan adversamente nuestras perspectivas de desarrollo.

La evolución temprana a mejores índices de institucionalidad mejoraría el clima de inversión recuperaría la confianza del inversionista y fortalecería el desempeño económico del país, particularmente considerando los desafíos del entorno nacional e internacional en el 2010.

i Banco Central de Nicaragua 2008; Estadísticas: Indicadores Macroeconómicos ii Banco Mundial 2006, Cox, Pamela; Clima de Inversión y Competitividad en Centroamérica
iii CEPAL 2008‐2009, Estudio Económico de América Central y el Caribe (Anexo Estadístico); Cuadro A‐14; Inversión Extranjera Directa Neta 2000‐2008
iv FUNIDES 2009: Informe de Coyuntura Económica: Cuarto Trimestre 2009; ‘Temas de Política y Perspectivas de Crecimiento’
v FUNIDES 2009: Informe de Coyuntura Económica: Cuarto Trimestre 2009; ‘Encuestas de FUNIDES’.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.