Coyuntura Internacional: Las nuevas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI)

El FMI actualizó esta semana sus proyecciones de crecimiento de la economía mundial. Estas indican que la recuperación de la economía mundial se ha debilitado aún más en los últimos meses, lo que no sorprende, ya que reflejan lo que se ha venido perfilando.

El FMI ahora proyecta 1) que la economía mundial crecerá 3.3% este año y 3.6% en el 2013, o sea, 0.25% menos que lo proyectado en Julio recién pasado; y 2) que las economías avanzadas, crecerán apenas 1.3% este año y 1.5% en el 2013. Los Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, crecería 2.1 y 2.2% respectivamente. Centroamérica (excluyendo Nicaragua) 4 y 3.8% en 2012 y 2013; y Nicaragua 3.7 y 4% en los mismos años, en línea con las proyecciones tanto de FUNIDES como del Gobierno.

Las causas más importantes del bajo y menor crecimiento de la economía mundial son los efectos negativos que siguen causando en las economías avanzadas, pero también ya en las emergentes (China, India, Brasil): 1) los necesarios ajustes fiscales en algunas economías avanzadas; 2) las debilidades en sus sistemas financieros, que limitan la reactivación del crédito; y 3) quizás más importante, aunque menos cuantificable, la incertidumbre que existe sobre la capacidad de las autoridades correspondientes de encontrar una solución duradera a los problemas económicos que aquejan a la Zona Euro, y sobre la conducción fiscal en los EE UU.

Más aún, los riesgos de un menor crecimiento de la economía mundial en el 2013 que el proyectado por el FMI son altos, ya que estas proyecciones suponen 1) que los problemas de la Zona Euro van a ser superados gradualmente; y 2) que EEUU evitará caer en lo que se ha denominado el “precipicio fiscal”. Esto último se daría, según el FMI, si las autoridades estadounidenses no impiden “los drásticos aumentos de impuestos y recortes del gasto previstos en la legislación presupuestaria actual”.

Los efectos más importantes para Nicaragua de esta coyuntura internacional podrían ser: una menor demanda de nuestras exportaciones que en el 2010-11; menor crecimiento de los ingresos por remesas; y, de intensificarse los problemas, menor crédito externo al sector privado. Es por lo anterior que se está proyectando una desaceleración de nuestro crecimiento económico respecto al 2011, como se mencionó anteriormente.

¿Qué podemos hacer? FUNIDES ha venido recomendando fortalecer la capacidad de nuestra economía para lidiar mejor con estos choques externos, sobre los cuales no tenemos control. Para ello necesitamos diversificar el destino de nuestras exportaciones y nuestras fuentes de apoyo externo, invertir más y aumentar nuestra productividad. Esto requiere, entre otros, mejorar nuestra educación e infraestructura y fortalecer nuestra institucionalidad y el clima de negocios. Algunos de estos cambios se pueden hacer en un tiempo relativamente corto; otros son más de mediano plazo, por lo que urge comenzar desde ahora.

El fortalecimiento de nuestro clima de negocios es particularmente importante ya que, ante el lento crecimiento de las economías avanzadas, los inversionistas de esos países andan buscando mejores rendimientos en otros países, lo que, a pesar de un entorno externo menos favorable que el del 2010-11, brinda una oportunidad para aprovechar nuestro potencial de crecimiento.

El autor es economista y Director Ejecutivo de FUNIDES.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.