FUNIDES, FUNICA y EXCAN proponen recomendaciones ante la situación del café e impacto de la Roya

El café tiene gran importancia económica, social y ambiental para Nicaragua. Según el MAGFOR existen 43 mil productores de café de los cuales casi 40 mil son pequeños productores cultivando de 1 a 5 manzanas con muy bajo rendimiento. La producción se ubica principalmente en las Segovias, Jinotega y Matagalpa, que son las zonas más afectadas por la Roya, la región del Pacífico no ha tenido afectaciones de consideración hasta el momento. El café genera gran cantidad de empleos permanentes y estacionales (300-700 mil directos e indirectos según distintos estimados) y es el rubro que genera más divisas: más de US$ 500 millones en el 2012.

Aunque el brote de la Roya está ligado a factores climáticos, también pone al descubierto la débil situación en que se encuentra gran parte de los cafetales del país debido a la edad de las plantaciones, falta de asistencia técnica y poca inversión, lo que se refleja en su baja productividad y susceptibilidad a las enfermedades y plagas. Nuestra productividad promedio es de 12 quintales por manzana, inferior a países cercanos con las mismas condiciones agroecológicas.

Las recientes evaluaciones de FUNICA indican que la Roya y la Antracnosis han afectado entre 20% y 30% la cosecha y la calidad de la producción cafetalera 2012/2013 de la zona Norte, siendo la más afectada la zona de Nueva Segovia. El impacto en la cosecha 2013/2014 va a ser mayor por la reducida capacidad de la planta para sostener la floración y formación de los frutos y por las pérdidas de población de plantas por área. Esta disminución puede llegar hasta 30% de la cosecha. Los problemas del sector son aún más graves ante la disminución de los precios internacionales del café (se estima que el precio promedio para 2013 sea alrededor de US$ 160 por quintal, comparado con US$ 200 en el 2012).

Lo anterior afectará considerablemente los ingresos de los caficultores, el empleo en las zonas cafetaleras y los ingresos por exportaciones de café. El impacto social será aún mayor, ya que los más afectados son los pequeños productores, muchos de los cuales no tienen otra fuente de ingresos. Tenemos un problema nacional y una tragedia principalmente para los pequeños y medianos caficultores, que requiere un esfuerzo liderado por el Gobierno en coordinación con los diferentes actores involucrados, que confronten los problemas del sector de manera “integral” con énfasis en los pequeños productores.

Como un aporte a este esfuerzo, FUNICA , FUNIDES y EXCAN recomiendan lo siguiente:

En el corto plazo, tratar las plantaciones afectadas por Roya y minimizar su propagación; y segundo, promover acciones para garantizar la seguridad alimentaria de los pequeños productores. Una vez controlada la incidencia, poner en práctica medidas preventivas ante una nueva incidencia de Roya, y poner en marcha un programa de reconversión productiva de la caficultura, dotando a los pequeños productores de una tecnología eficiente y otros servicios que aumenten la productividad y el ingreso de los pequeños cafetaleros.

En el corto plazo:

  • Identificar con exactitud las áreas afectadas mediante diagnóstico de campo, veraz y actualizado.
  • Si la defoliación es parcial, usar fungicida de contacto (a base de cobre).
  • Si las hojas han caído totalmente, renovar la planta haciendo uso de una variedad más resistente y apta para las condiciones, obteniendo producción aproximadamente en 3 años.
  • Otra opción es recepar, con lo cual se podría obtener producción en 2 años, pero se seguiría trabajando con la misma variedad de café que hoy está siendo afectada. En este caso habrá que manejar la enfermedad adecuadamente para evitar su recurrencia.
  • Aplicar cobre a todo material vegetal de desecho para evitar la posibilidad de incubación de las esporas.
  • Asegurar que los programas actuales de seguridad alimentaria y diversificación productiva lleguen a los municipios más afectados.
  • Establecer canales de comunicación de amplio alcance (por ejemplo radio) que brinden a los pequeños y medianos productores información técnica para el manejo de la afectación.

Una vez controlada la afectación (para el próximo ciclo 2013/14):

  • Iniciar un programa de inmediato de reconversión cafetalera, como el que ha propuesto FUNIDES (disponible en www.funides.com) y que incluya:
  • Financiamiento a largo plazo con una adecuada selección de beneficiarios, tanto para renovación paulatina como para mejoramiento tecnológico, utilizando variedades resistentes y aptas para su ubicación.
  • Asistencia técnica y fortalecimiento de capacidades a técnicos y familias productoras en el manejo de plantaciones (nutrición de la planta, manejo de sombra y de poda, sanidad preventiva y curativa, densidad poblacional, etc.).
  • Catastro, titulación y registro de propiedades.
  • Innovación tecnológica en alianza con las universidades para mitigar problemáticas actuales y potenciales.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.