El panorama de la educación técnica en Nicaragua

educacion tecnica

La educación técnica es un tema que resulta relevante para el desarrollo económico de Nicaragua, por lo que es necesario que el país cuente con una estrategia de formación que responda a las necesidades de los distintos actores. En este artículo se aborda la estrategia que  está impulsando el sector público a través del Instituto Nacional Tecnológico (INATEC) para hacer frente a la demanda de formación por parte de las empresas y a la demanda de formación técnica de parte de los jóvenes, tomando en cuenta las competencias que estos adquieren mientras estudian. Este artículo pretende aportar algunas reflexiones en estos aspectos.

a) Matrícula

Hace un par de años, FUNIDES hacía mención a la caída que se observaba en la matrícula en las carreras de educación técnica. De acuerdo los anuarios de estadísticas publicados por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (INIDE), la matrícula de estudiantes de educación técnica en el país pasó de 17,717 estudiantes en 2006 a 8,035 estudiantes en 2012. Esta disminución se debió a un cambio de prioridad en la política gubernamental que dio mayor énfasis a programas de capacitación y habilitación. Excluyendo las capacitaciones a trabajadores de empresas, en 2008 se atendieron 21,601 personas en los programas de capacitación profesional (entre los que se encuentran certificación a trabajadores empíricos; jóvenes y adultos capacitados para el empleo; mujeres capacitadas en el manejo de sus propios negocios -hambre cero-), y en 2012 se atendieron 178,117 personas. En este periodo, aumentó el número de beneficiarios de programas y proyectos (ej. Hambre cero y Usura cero) atendidos por el INATEC en el marco de los programas de capacitación profesional.

Dada la caída en la matrícula de formación inicial, pareciera que el INATEC se replanteó la estrategia que estaba impulsando y a partir de 2013 se observa una recuperación en esta matrícula. En el MPMP 2016-2019 muestra que en 2015 había matriculados 639 jóvenes en Técnico Básico, 6,838 en Técnico Medio y 5,789 en Bachillerato Técnico, y en la modalidad de Técnico había 17,791 jóvenes matriculados.

Además del mayor esfuerzo por incrementar la matrícula de formación inicial, también el INATEC atendió a 105,800 beneficiarios de programas emblemáticos en 2015 (100,800 en 2014), aunque redujo considerablemente la cantidad de personas atendidas en cursos de habilitación laboral (de 197,356 en 2014 a 40,000 en 2015). Para los próximos años, el MPMP 2016-2019 plantea que se reducirá la cantidad de personas atendidas en capacitación a 60,800, y se mantendrá constante la cantidad de personas atendidas en habilitación (40,000).

 b) Oferta

Actualmente, el INATEC tiene 43 centros distribuidos a nivel nacional, de los cuales 19 se especializan en el sector industria y construcción, 15 en el sector agropecuario y 9 en el sector comercio y servicios. Esta distribución indica que desde 2011, hay 9 centros adicionales atendiendo especialmente al sector industria y construcción. Estos cambios intentan responder a la demanda educativa de los sectores productivos del país.

Sin embargo, casi el 65 por ciento de la matrícula total de formación inicial del INATEC estuvo concentrada en el sector comercio y servicios en 2014. Esa relación refleja cambios respecto a los últimos 5 años, donde incluso la matrícula de este sector representó el 87 por ciento de la matrícula total. Esta cifra sugiere que aunque hay interés de ampliar la oferta de carreras en el sector industria y construcción, el éxito en la promoción de estas carreras entre los estudiantes ha sido limitado.

 La brecha entre educación técnica y universitaria

Entre 2011-2013 egresaron 11,294 nuevos técnicos, a razón de aproximadamente 3,700 técnicos al año. En cambio, el Consejo Nacional de Universidades (CNU) indica, en su Informe de Rendición Social de Cuentas 2015, que entre 2011-2013 se graduaron 30,534 nuevos profesionales, en promedio 10 mil al año. Aunque el MPMP 2016-2019 indica que entre 2014-2015 egresaron 18,100 nuevos técnicos, es decir 9 mil cada año, siguen egresando más universitarios que técnicos en el país según indica el CNU (22,782 entre 2014-2015).

En la Encuesta de Medición de Nivel de Vida (EMNV) 2014, se observa claramente cómo se ha venido acumulando esta diferencia: menos del 3 por ciento de la población mayor de 24 años tiene algún año de educación técnica, mientras el 14 por ciento tiene algún año de educación universitaria. Esta brecha sugiere que deben continuar realizándose esfuerzos para incrementar la matrícula en educación técnica y aumentar el número de graduados cada año. El mismo INATEC indica que realiza una campaña de promoción para lograr que los jóvenes se matriculen.

Por otra parte, la brecha entre el número de estudiantes de carreras técnicas y universitarias sugiere que para los jóvenes la educación técnica no es vista como la primera opción, sino como una alternativa cuando no pueden ingresar a la universidad. Incluso, hay quienes la utilizan como un trampolín para estudiar en la universidad, aunque las cifras de las encuestas no permiten medir cuántos lo han hecho.

Desajustes entre lo que las empresas buscan y lo que los centros están formando

Esa preferencia hacia la educación universitaria ha hecho que sea más fácil encontrar a alguien que haya estudiado en la universidad que en un centro técnico. En la encuesta de empresas sostenibles 2015, se le preguntó a los empresarios cuáles son los cargos más difíciles de llenar para su empresa. Los resultados indican, como se observa en la siguiente tabla[1], que los cargos más difíciles de llenar para las empresas son obrero conocedor de su oficio y técnicos calificados con algunas variaciones según el tamaño de la empresa. Para las micro y pequeñas empresas es más difícil encontrar obreros conocedores de su oficio, mientras en las medianas y grandes es más difícil encontrar técnicos calificados. Por su parte, son las empresas medianas y grandes las que más aportan al fondo de INATEC[2], sin embargo son las empresas que tienen mayor dificultad para encontrar técnicos calificados.

educacion_tecnica_nic

Al desagregar los resultados por sector económico, se encontró que en el sector terciario es donde las empresas enfrentan mayores dificultades a la hora de contratar técnicos calificados. En este sector se encuentran las empresas de telecomunicaciones, intermediación financiera, comercio, entre otras. Siendo este sector donde se concentra el mayor número de egresados de las carreras técnicas, estos resultados podrían estar indicando un problema de calidad. En la práctica esto puede implicar que las empresas terminen contratando personas con un nivel de formación distinto al requerido y posteriormente los entrenen para el puesto.

En una investigación sobre las competencias que demandan las empresas que realizó FUNIDES en 2014, se identificó que las empresas enfrentaban dificultades para encontrar entre los jóvenes menores de 24 años con formación técnica, el dominio del inglés, pensamiento crítico y creativo, capacidad de buena escritura y redacción, así como de expresión oral.

Por otra parte, los cargos de técnicos calificados, obreros conocedores de su oficio y los obreros no calificados, no solo son de los más difíciles de llenar, sino de los que más requieren entrenamiento según indican las empresas, inclusive para aquellas donde no es un problema encontrarlos. Estos resultados estarían sugiriendo un desajuste entre lo que las empresas están demandando y lo que el sistema educativo está formando, pese a los esfuerzos que ha iniciado a realizar INATEC para adecuar su oferta ampliando la oferta de carreras para el sector industria y construcción.

Conclusiones

En términos generales se desconoce la cantidad de técnicos demandada por las empresas y en qué tipo de carreras. Para conocer cuáles son los tipos de técnicos que más están demandando, se requiere de más estudios sobre la demanda actual y futura de las empresas.

 No obstante, Nicaragua no solo necesita formar más técnicos, también es importante que se revise qué es lo que hay detrás de su formación, cuáles son las competencias que están adquiriendo los estudiantes, y su relevancia en el mundo laboral. Estos resultados estarían indicando aspectos a revisar en la oferta actual, tanto del INATEC como de los centros privados de formación técnica.

[1]  La distribución del cargo más difícil de llenar para la empresa según su tamaño se observa en cada columna, es decir, para cada tamaño de empresa se refleja el cargo más difícil de conseguir.

[2]  Del fondo de INATEC salen los recursos para capacitar a las empresas que aportan y para otros programas específicos de la institución, incluido la formación inicial.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.